Un grupo de religiosos y laicos busca su conversión ecológica en INEA

Laudato Si´ inspira una conversión ecológica que INEA abraza e impulsa para que se traduzca más en las obras que en las palabras. Su proyecto ‘agroecológico’ es global e integrador de diversas iniciativas. Por ejemplo, esta semana un grupo de religiosos y creyentes participan en la II Semana teórico-práctica de vida consagrada ecosolidaria sumándose a esta misma inspiración. La religiosa Conchi Peláez y José Eizaguirre coordinan este encuentro cuyo pilar es el texto de la encíclica verde: “Muchas cosas tienen que reorientar su rumbo, pero ante todo la humanidad necesita cambiar. Hace falta la conciencia de un origen común, de una pertenencia mutua y de un futuro compartido por todos. Esta conciencia básica permitiría el desarrollo de nuevas convicciones, actitudes y formas de vida. (Laudato Si, 202).

“El objetivo es vivir estos días de forma distinta”, indica la convocatoria. “Queremos ser más conscientes de las repercusiones de nuestra forma de vida, profundizar en nuevas pautas de comportamiento y compartir criterios y recursos que nos ayuden a vivir de maneras más sostenibles, solidarias y saludables”. Para los organizadores,  la conciencia de la gravedad de la crisis cultural y ecológica requiere traducirse en nuevos hábitos, como así proclama Laudato Si´. Por eso se concibe no como un cursillo sólo teórico, sino que incluyen talleres a modo de prácticas de los contenidos tratados. INEA, concretamente el CAPA; es el espacio que facilita este ritmo, de contemplación y de las tareas de fomento de nuevos hábitos: oración en contacto con la naturaleza, dieta vegetariana y ecológica, práctica de los quehaceres cotidianos de manera natural y ecológica. Un espacio junto a los Huertos Ecológicos que invitan a profundizar y sentir individualmente y como comunidad ecosolidaria.ecosolidaria2-1280x873

Huertos ecointegradores

El programa Huertos Eco-integradores es un proyecto de la Fundación INEA con apoyo económico de la Caixa para generar un espacio en los Huertos Urbanos y Huertos Ecológicos de inclusión social de refugiados, desplazados, inmigrantes, niños y otros grupos en riesgo de exclusión. Hoy han firmado el convenio las dos fundaciones para concretar cómo se realizará la inversión de los 17.000 euros concedidos. La Fundación INEA, Fundación Red Incola, INTRAS y otras instituciones que persiguen la integración de personas en riesgo de exclusión se han reunido hoy para firmar el convenio. También estuvieron los niños y niñas que participan en el campamento urbano de Red Incola. Asistieron al acto y después, recorrieron los huertos de la finca de INEA. “Queremos que sea un espacio distinto”, explicaba Félix Revilla a los representantes de la Caixa: el director del Centro Instituciones en Castilla y León-Asturias, Gerardo Revilla y de Banca Institucional, Javier Franco y Gonzalo Cebrián. También estuvo la concejala de Medio Ambiente, María Sánchez, que llegó después del acto para apoyar la iniciativa de INEA.

Allí mismo, un beneficiario de los Huertos Urbanos habló del huerto comunitario, convertido en espacio de encuentro donde se desarrollan actividades diversas: de cuenta-cuentos a pilates.

Este programa de INEA persigue ofrecer una aprendizaje en el cultivo de la tierra de manera sostenible y ecológica en un espacio que propicia el encuentro entre ciudadanos, de distintas generaciones y culturas procedentes de grupos vulnerables en riesgo de exclusión social; el desarrollo de actividades en este espacio: cursillos, ferias, recolección…apoyo, asesoramiento y comprender a los nuevos colectivos en riesgo de exclusión como refugiados, desplazados, emigrantes o menores y un fortalecimiento del banco de alimentos sanos y justos que se donan a grupos en riesgo de exclusión.

Estas son algunos de los momentos del encuentro de esta mañana. FOTOS