Un grupo de religiosos y laicos busca su conversión ecológica en INEA

Laudato Si´ inspira una conversión ecológica que INEA abraza e impulsa para que se traduzca más en las obras que en las palabras. Su proyecto ‘agroecológico’ es global e integrador de diversas iniciativas. Por ejemplo, esta semana un grupo de religiosos y creyentes participan en la II Semana teórico-práctica de vida consagrada ecosolidaria sumándose a esta misma inspiración. La religiosa Conchi Peláez y José Eizaguirre coordinan este encuentro cuyo pilar es el texto de la encíclica verde: “Muchas cosas tienen que reorientar su rumbo, pero ante todo la humanidad necesita cambiar. Hace falta la conciencia de un origen común, de una pertenencia mutua y de un futuro compartido por todos. Esta conciencia básica permitiría el desarrollo de nuevas convicciones, actitudes y formas de vida. (Laudato Si, 202).

“El objetivo es vivir estos días de forma distinta”, indica la convocatoria. “Queremos ser más conscientes de las repercusiones de nuestra forma de vida, profundizar en nuevas pautas de comportamiento y compartir criterios y recursos que nos ayuden a vivir de maneras más sostenibles, solidarias y saludables”. Para los organizadores,  la conciencia de la gravedad de la crisis cultural y ecológica requiere traducirse en nuevos hábitos, como así proclama Laudato Si´. Por eso se concibe no como un cursillo sólo teórico, sino que incluyen talleres a modo de prácticas de los contenidos tratados. INEA, concretamente el CAPA; es el espacio que facilita este ritmo, de contemplación y de las tareas de fomento de nuevos hábitos: oración en contacto con la naturaleza, dieta vegetariana y ecológica, práctica de los quehaceres cotidianos de manera natural y ecológica. Un espacio junto a los Huertos Ecológicos que invitan a profundizar y sentir individualmente y como comunidad ecosolidaria.ecosolidaria2-1280x873